La alergia es una reacción de defensa contra sustancias externas que se ponen en contacto con nuestro organismo. Estas sustancias pueden ingresar por el aparato digestivo (alimentos, medicamentos), por el aparato respiratorio (inhalantes), por la piel o mucosas (contacto directo), o atravesando la piel (inyecciones, picaduras). El sistema inmune del cuerpo reconoce esas sustancias como extrañas e intenta neutralizarlas. Las personas sin alergia también las reconocen como extrañas, pero su organismo las neutraliza sin dañarse a sí mismo, mediante mecanismos llamados de tolerancia. Las personas con alergia las intentan neutralizar por mecanismos que se vuelven dañinos contra el propio organismo, y causan los síntomas de alergia.

Esta respuesta inapropiada y equivocada, en lugar de ser beneficiosa, es claramente perjudicial para el paciente y produce una serie de alteraciones inflamatorias de la piel y mucosas, que originan los diferentes síntomas y signos de las enfermedades alérgicas que se describirán en esta obra.

Para mayor información puede solicitar una cita con nuestros especialistas o hacernos llegar sus dudas a través del formulario que tenemos en nuestra página web.


A continuación encuentra nuestros últimos post sobre Alergias en Facebook.

Alergias de Verano: contacto con los animales

En ocasiones se viaja a lugares donde se entra en contacto con especies con las que normalmente no hay relación directa y que pueden provocar alergia. Las alergias a animales más frecuentes son a los gatos o perros, pero también pueden producirse a ratones, hámsters y caballos. Las proteínas del pelo, la saliva o la orina de mascotas domésticas pueden producir una reacción alérgica que ataca a los ojos y las vías respiratorias en forma de rinoconjuntivitis alérgica, y pueden dar lugar a síntomas asmáticos. También pueden causar dermatitis atópica o una urticaria.


¿La alergia puede ser hereditaria?

Las personas alérgicas pueden transmitir a sus descendientes la predisposición de “hacerse alérgico” lo que sumado a una favorable exposición ambiental, dará lugar con mucha probabilidad, a la enfermedad alérgica. Si uno de los padres es alérgico, el hijo tiene cerca del 40% de probabilidades de serlo también. Si los dos padres presentan esta enfermedad la cifra se eleva hasta casi el 70%.


Tengo mucho picor. ¿Es alergia?

El picor o prurito es una manifestación que generalmente se asocia con las enfermedades alérgicas. Se debe habitualmente a una estimulación de las terminaciones nerviosas de la piel por la histamina y otros mediadores.


¿Es necesario saber a qué se es alérgico para seguir una medicación?

Los antihistamínicos alivian los síntomas de la mayoría de las alergias, aunque en casos de alergias agudas graves puede ser necesario usar medicamentos más fuertes, por lo que recomendamos ir al médico para que establezca las causas de la alergia y el tratamiento más adecuado.


¿La alergia al sudor existe?

La alergia al sudor, es una reacción de la piel en forma de ronchas y picor, que realmente no existe como tal. Lo que sucede es que el sudor activa o acelera una reacción alérgica de la piel, pero las causas de esa alergia están en la ropa, jabones o desodorantes o suplementos alimenticios para deportistas.

Es diferente a la sudamina, un sarpullido frecuente en bebés o niños de corta edad, y ocasionalmente en adultos con piel muy fina, clara y sensible, en las que las glándulas sudoríparas se obstruyen por los minerales que se pierden al sudar y aparece una erupción de granitos pequeños de color rojizo en cara, cuello, espalda y pecho.


Cinco alergias típicas del verano

Hay cinco tipos de alergia a las que hay que prestar especial atención durante la estación veraniega:

👉 A los insectos. Se recomienda tener precaución al consumir refrescos y otras bebidas edulcoradas al aire libre, ya que atraen insectos causantes de picaduras y alergias como las avispas y abejas. Dado que la reacción alérgica a una picadura puede ser mortal, las personas sensibles deben consultar al alergólogo si les convendría llevar consigo epinefrina cuando salen de vacaciones al campo o a la playa.
👉 Al cloro. Este producto químico usado en el mantenimiento de las piscinas causa asma en ciertas personas.
👉 Al humo de las parrillas y las hogueras. Que también puede causar un ataque de #asma. Las personas sensibles deben colocarse en contra del viento.
👉 A los cambios de tiempo. Sobre todo cuando se producen cambios en la dirección en que sopla el viento, que hace circular abundante polen y moho que desencadena reacciones alérgicas.
👉 A la fruta. Frutas típicamente veraniegas como los melocotones y el melón pueden generar picor y erupciones en la boca, especialmente en personas que padecen alergia al polen.


Si soy alérgico a mi gato o perro ¿por qué no asocio los síntomas a su presencia? ¿puedo seguir conviviendo con él?

Aunque habitualmente sí se establece una relación clara entre los síntomas y la exposición al animal al que se es alérgico, lo cierto es que esta asociación no es tan evidente para el paciente cuando está conviviendo con el animal. En estos casos, el antígeno que desprende está por todo el domicilio y su inhalación suele ser la causa principal de la inflamación de las vías respiratorias, aunque el paciente no lo perciba así. En consecuencia, para un buen control del proceso es necesario evitar cualquier exposición al animal, aunque sea indirecta. Si esto no fuera posible, en casos seleccionados se puede plantear una inmunoterapia específica bajo supervisión del alergólogo.


¿Qué diferencia hay entre una alergia y un resfriado?

En ocasiones los síntomas de la alergia son similares a los del resfriado común, por lo que no es fácil distinguir de cual de las dos afecciones se trata. Lo que nos puede ayudar a determinar que es alergia es que este trastorno suele acompañarse de picor nasal, estornudos abundantes y continuados, mucosidad acuosa (en el resfriado los mocos son más espesos), y afectación ocular. El resfriado, además, desaparece al cabo de una semana o diez días, mientras que la rinitis alérgica es recurrente.


8 CONSEJOS PARA EVITAR ALERGIAS EN VERANO

👉 Usa protección solar y no abuses de la exposición al sol.
👉 Si tienes sensibilidad al cloro, es mejor bañarse en el mar que en la piscina.
👉 Si comes fuera, pregunta por los ingredientes de las comidas.
👉 Ten cuidado con los insectos.
👉 Si vas a una casa de alquiler, limpia y desinfecta todo a fondo.
👉 No te expongas demasiado a especies animales con los que no tengas trato habitual.
👉 Procura saber siempre si existe un tratamiento preventivo que puedas tomar antes de comenzar tus vacaciones.
👉 Porta siempre contigo un informe de tu especialista con los detalles de tu alergia, no importa si el viaje es nacional o internacional.


¿Cómo puedo controlar mis alergias?

Para controlar las alergias es necesario:
👉 Saber a qué se es alérgico. Su alergólogo o especialista le ayudará a diagnosticarlo.
👉 Limitar la cantidad de alérgenos de su entorno con medidas sencillas y algunas recomendaciones de prevención en casa.
👉 Realizar el tratamiento recomendado por su médico especialista. Cumplir las indicaciones de medicación si es necesario. Su alergólogo trabajará con usted para decidir qué medicación es más adecuada y en qué situaciones es necesaria.


Consulta Ahora!