Junto con una exploración física, la timpanometría permite diagnosticar y controlar problemas en el oído medio. Ayuda a diagnosticar trastornos que causan pérdida de la audición, en especial en los niños.

La prueba mide la respuesta del oído al sonido y a la presión. Los resultados se registran en un gráfico denominado timpanografía.

La prueba indica si el paciente presenta lo siguiente:

  • líquido en el oído medio
  • otitis media (infección en el oído)
  • una perforación (desgarro) en la membrana del tímpano
  • un problema en la trompa de Eustaquio (el conducto que une la parte superior de la garganta y la nariz con el oído medio)

Para registrar la cantidad de líquido presente en el oído medio de un niño en el tiempo, la timpanometría puede realizarse cada dos o tres semanas durante varios meses.

Para mayor información sobre timpanometria, puede consultarnos a ILAAI Instituto Latinoamericano de Alergia, Asma e Inmunología, escríbenos en el formulario que se encuentra en esta página.

Consulta Ahora!