Consiste en la administración del alimento o medicamento sospechoso en dosis crecientes para comprobar la tolerancia o la alergia al mismo, cuando no se ha alcanzado un diagnóstico de certeza porque el resultado de las pruebas cutáneas y/o analíticas no han sido concluyentes

Estas pruebas siempre deben realizarse en un entorno hospitalario como el que ofrece nuestro Servicio y de forma controlada por un médico especialista en alergología con experiencia. Generalmente se llevan a cabo en las instalaciones de ILAAI.

Las pruebas de provocación oral son las pruebas más precisas que existen para el diagnóstico tanto de alergias alimentarias como para alergias a medicamentos

Consulta Ahora!